Welcome to GPFans

CHOOSE YOUR COUNTRY

  • NL
  • GB
  • FR
  • ES-MX
  • ES-MX
Monza: La FIA convirtió tres fiestas en un desastre
WK2022
Russell establece un ambicioso objetivo de F1 para 2023
Ricciardo: Conducir para Haas ó Williams en 2023 me habría sacado de F1
Magnussen da palabras desde la experiencia a Schumacher
Alonso: La victoria de Ocon no volvería a suceder en 100 años
"Verstappen prefiere estrellarse antes que dejar pasar a Hamilton"
"Checo Pérez tiene que dejar Red Bull si no es feliz"
Verstappen 'sintió pena' por Hamilton después del Gran Premio de Abu Dabi
Grosjean: Haas se equivocó al despedir a Mick Schumacher
"Si de alguien vale la pena aprender, es Fernando Alonso"
Checo Pérez fue el piloto de 2022 más mencionado en redes
"Carlos Sainz empezó muy flojo el año"
"Sabemos cómo está Michael Schumacher, pero no diré nada al respecto"
Mercedes confirma negociaciones con Hamilton en invierno
Alpine: Inevitablemente habrá problemas entre Gasly y Ocon
Monza: La FIA convirtió tres fiestas en un desastre

Monza: La FIA convirtió tres fiestas en un desastre

Noticias F1

Monza: La FIA convirtió tres fiestas en un desastre

Monza: La FIA convirtió tres fiestas en un desastre
Ángel Armando Castellanos

"El mejor árbitro es el que menos se nota". La de veces que se ha escuchado eso en el futbol. La cita popular bien puede parafrasearse y aplicarse al deporte motor. "El mejor director de carrera es el que menos se nota". Fin de semana en Monza, ¿eres tú? No, definitivamente no.

La FIA, el organismo que rige la Fórmula 1, 2 y 3 fue antagonista total desde ayer y hasta hoy. Tres fiestas que acabaron en un desastre. Menos mal sólo hubo silbidos y quejas verbales. Menos mal.

Hora de recapitular para tratar de comprender los hechos.

Fake 1: F3

Fórmula 3. Última carrera. El título en juego con seis pilotos en la contienda. Espectáculo garantizado, ¿no? Pues no.

Faltando seis vueltas Kush Maini y Brad Benavides se accidentan. Sale la bandera roja y se para la carrera; sin embargo, minutos después la FIA avisó que no se reanudaría.

Si se reiniciaba, Victor Martins hubiera sido sancionado con cinco segundos y Oliver Bearman tenía chances de pelear por el título. Pero no, ni penalización, ni lucha, ni espectáculo, ni nada. Bochorno solamente.

Fake 2: F2

Juri Vips y Felipe Drugovich fueron protagonistas de una historia embarrada por el error y el perdón de la FIA.

El estonio ex de Red Bull ganó el sprint y el brasileño (deseado por AlphaTAuri, según Helmut Marko) se coronó campeón de la categoría, pero el organismo rector hizo de las suyas.

Vips causó un choque de Liam Lawson en la Vuelta 13, y eso provocó que fuera sancionado con 10 segundos. Después la dirección de carrera admitió que ese castigo era incorrecto y pidió perdón.

“Debido a un error administrativo, se mostró una penalización de 10 segundos de parada y marcha en la pantalla de riming de Race Control.

"El equipo cumplió correctamente la sanción errónea tal como se publicó antes de que pudiera corregirse. No existe un mecanismo para solucionar este error y se ha ofrecido una disculpa al piloto y al equipo”, expresó.

Cuando menos no culpó a nadie de su equivocación.

Fake 3, 4 y 5: F1

La joya de la corona llegó en la Categoría Reina. La cereza en el pastel del desastre.

El primer error apareció el sábado. Había hasta ocho pilotos sancionados antes de la qualy, ocho pilotos que querían mejorar su posición para evitar que la penalización afectara más de la cuenta en la carrera. Hasta ahí todo normal, aplicación del reglamento correcta y no mucho más.

Sin embargo, tras la Q3 apareció el show. Las normas fueron ejecutadas de forma tan deficiente que un piloto como Max Verstappen que debió empezar cuarto por su castigo de cinco lugares aparecía séptimo en la parrilla que, ¡primero fue sacada por la prensa! Hasta cinco horas después de que los medios especulaban y/o daban por hecho con el orden de salida la Fórmula 1 lo confirmó.

Coincidiendo con Diego Mejía (F1TV) resulta complicado de asumir que una categoría top del deporte mundial (olvidemos que se trata de automovilismo) donde se maneja tanto dinero sea incapaz de contratar a la gente correcta para automatizar sistemas matemáticos (nada complejos para el tamaño de la FIA y la F1) que resuelvan una duda que influye directamente en la estrategia de los equipos. Escándalo.

Al día siguiente, ya durante la carrera vino lo peor. En el final no se veía nada anormal hasta que Daniel Ricciardo tuvo que abandonar y no pudo llevar el MCL36 de McLaren a pits por sí mismo.

Era la Vuelta 49 de 53. Primero salió la bandera amarilla con el coche de seguridad. ¡Y después entró una grúa sin que apareciera la tela roja!

La imagen del vehículo de carga en reversa tratando de sacar el coche naranja junto a los otros monoplazas rodando resulta inaudita. Menos mal que la falta de pericia al volante -algo común en este año- de Nicholas Latifi no convirtió un susto en una tragedia. Se abrió demasiado con la chance de golpear a la grúa.

Lo peor fue que la carrera terminó con el safety car en la pista, con los coches a baja velocidad, sin ninguna clase de emoción en un Autódromo de Monza que precisamente prometía eso, espectáculo. Los silbidos del público fueron orquesta comparado con lo visto; los memes de Michael Masi cuando menos convirtieron el bochorno en risas de vergüenza.

Después explicó que los comisarios no pudieron poner el coche en neutral para sacarlo, que aunque entrara la grúa, el hecho no fue tan grave como para mostrar las banderas rojas y que simplemente se aplicó el reglamento.

Basta de teorías de conspiración

De inmediato han salido personas expertas en pesimismo a declarar que todo está arreglado y que desde al año pasado Red Bull le ha dado alas a la dirección de carrera de la FIA para que Max Verstappen gane a toda costa. Nada más alejado de la realidad.

De entrada, pregunta para quienes expresan esas opiniones -y en general, para quienes creen en las teorías de conspiración: ¿para qué ven el deporte si ya dieron por hecho que todo está arreglado? No respondan, por favor.

Los errores son algo absolutamente normal en cualquier actividad. Todo el mundo tiene malos días, malas semanas o malos meses en su profesión. Todo el mundo, y ejemplos sobran.

Este ha sido un fin de semana deficiente a la hora de tomar decisiones; sin embargo -y sin el menor afán de justificar- lo más complicado en la vida es justo eso, elegir correctamente todo el tiempo.

Ojalá la FIA repiense y reescriba sus propias reglas para que le sea menos complicado y polémico aplicarlas. Ojalá. El automovilismo -dirigentes, equipos, pilotos y fanáticos- se lo merece. Ojalá.

¿Quién es tu piloto favorito?

20802 votos
Ontdek het op Google Play